Al que madruga… el tiempo le sobra

Publicado por | 7 comentarios

Al que madruga… el tiempo le sobra

Bueno, tampoco así. Igual quisiera a veces que mis días tuvieran unas 12 horas de más. Pero definitivamente de un par de semanas para acá mi experiencia cotidiana ha cambiado: mayor productividad; más tiempo en cosas importantes mas no urgentes; y una sensación de control que tienes que probarla para conocerla.

Resulta que en múltiples oportunidades me he encontrado—en libros, artículos y audiolibros—con la relación entre el levantarse temprano y el éxito. Tan reciente como ayer, en que leí una serie de reseñas acerca de los hábitos de trabajo de algunos de los más importantes ejecutivos de nuestro tiempo y lo común que es en ellos el ritual de comenzar el día a tempranas horas.

Pero no había hecho nada al respecto. No era que me aferraba a las sábanas hasta tarde, pero nada como la hora a que se hacía referencia en la literatura del éxito (yo me despertaba a eso de las 7:30 AM, mientras que la hora que más recuerdo haber leído comenzaba con un cinco).

Decidí emplear la misma estrategia que apliqué a mis escritos: probar por 7 días que luego podrían renovarse—y de hecho, así lo hice.

Llevo un par de semanas levantándome a las 5 AM. ¡Y qué cambio!

Energéticamente todavía estoy en una fase de ajuste, aunque logro mantener mi energía en alto hasta la noche, valiéndome de una siesta reparadora de 20 minutos a mitad de tarde.

El mayor beneficio es éste: comienzas tu día en control de lo que eliges hacer.

Para hacer explícito lo que me refiero con esto, te describo cómo era antes. Me levantaba a eso de las 6:20 AM para rápidamente, junto a mi esposa, hacer los preparativos para llevar a Maya, mi hija, al colegio. Desde que habría los ojos ya estaba en modo de urgencia. Me levantaba reaccionando ante el reloj que implacablemente me hacía consciente de lo atrasado que ya estaba.

Ahora, a las 5 AM, comienzo mi día con algunos estiramientos, tomando un té, escribiendo en mi diario, planificando mi día, leyendo. Para el momento de despertar a Maya ya no sólo he sido productivo, sino que también me he regalado el privilegio de tener tiempo para mí y para lo que sin ser urgente es vital para mi enriquecimiento.

La sensación de control, libertad, vitalidad y productividad es extraordinaria. Le he agarrado el gusto. Y pienso continuar con el fortalecimiento de este nuevo hábito.

¿Cómo podría enriquecerse tu vida si te levantaras más temprano?

Imagina que no te despiertas con la realización de que ya es tarde o de que tienes el tiempo tan contado que no existe más alternativa que apurarte. Imagina que más bien tienes ante ti la magnífica oportunidad de regalarte lo que hoy es una de las cosas más preciadas de la vida (por lo escaso que es): tiempo para ti y para lo que enriquece tu alma, tu cuerpo y tu mente.

¿Te das cuenta de lo poderoso que eso sería?

Da por sentado que tu cuerpo se adaptará. Que es cuestión de costumbre y que antes que después tu ritmo de sueño se va a regular.

¿Estarías dispuesto al reto?

¿Qué podrías hacer con 30, 60, 90 o 120 minutos exclusivos para ti temprano en el día cuando no hay interrupciones en el ambiente?

Te propongo una estrategia para que la pruebes:

1. Comprométete por 7 días a levantarte temprano a una hora que escojas apropiada para ti. Essólo una semana; ya después evaluarás si deseas extender el compromiso o soltarlo.

2. Levántate todos los días, sin excepción (incluyendo sábado y domingo), a la misma hora. Algo que me ha funcionado ha sido decirme “Me levanto a las 5 no importa si todavía tengo sueño. Ya después si lo necesito me volveré a dormir, pero por lo menos me levanto y paso una hora despierto”. Hasta ahora, tan sólo una vez volví a la cama. De resto, una vez levantado y en acción, el deseo de sacarle el jugo al día se incrementa.

3. Se flexible con la hora de irte a dormir. Si un día estás más cansado, acuéstate más temprano. Pero si duras hasta tarde, no importa las horas de sueño, vuelve a levantarte a la hora fijada. Ya podrás, si lo necesitas, dormir una o varias siestas durante el día.

Esta estrategia busca optimizar el proceso en que tu mente y tu cuerpo se acostumbrarán a la nueva rutina. Otro punto importante: asegúrate de tener de antemano claro en qué vas a aprovechar esos nuevos y refrescantes minutos.

Invierte este nuevo tiempo en algo que, ya para cuando el resto del mundo comience a levantarse, te haga sentir orgulloso y lleno de vitalidad.

Technorati Tags: , ,

¿Resuenas con lo que aquí compartimos contigo? Presiona el botón y suscríbete para enterarte en cuanto haya algo nuevo en el blog (además podrás descargar gratis el Reporte Especial “Pasión en Acción: Claves para Encender tu Motivación y Generar Resultados”):

Suscríbete y Descarga Gratis el Reporte Especial

7 Comentarios

  1. Mmm, interesante idea. Lo probaré a partir de mañana y le cuento.

  2. Me parece muy buena la idea, Voy a probarlo.

    Gracias a Leo por sus valiosos artículos.

  3. Lo encuentro muy bueno, pero no sé si para mi ya que mi trabajo es de la 08:00 AM hasta las 18:00 horas con una colación de 1 hora donde se incluye el trayecto.

  4. Considero que es una muy buena idea, y voy a iniciar la semana de prueba a partir de mañana, de hecho hoy más que nunca necesito optimizar mi tiempo. Felicitaciones por tan interesante pautas para mejorar nuestra Calidad de Vida a todo nivel.

  5. He intentado muchas veces crearme ese hábito de levantarme cada vez menos tarde (o más temprano si ya de por sí me levanto temprano), pero he fallado por diversas circunstancias (No quiero demostrar por este medio, la enorme habilidad que muchos solemos tener para justificar nuestra indisciplina). Voy a intentarlo una y otra vez, porque quiero lograrlo para poder ser después un buen ejemplo para otras personas y un testimonio vivo de que SI SE PUEDE! Gracias de nueva cuenta por motivarme cada vez más. CAMPEÓN. Espero algún día poder conocerte personalmente. Saludos y Éxito.

  6. bueno eso siempre le aplico, realmente da resultados altamente positivos, cuandio dejo de levantarme temprano, siento que mi incompetencia crece abrumadoramente, asi a levantarme temprano he dicho, y a ahora al hecho, a dejar el lecho temprano

  7. ”¦es lo que mas me gusta..Ese par de horas para hacer las cosas que realmente quiero hacer…no lo urgente o lo obligatorio…sino esas cosas que realmente dan sentido a mi existencia y no tienen que ser demasiado importantes ”¦simplemente me da la sensación de tener yo el control…de no empezar forzada con lo de siempre..Además de vivir los días de forma distinta…le tomo ventaja a la jornada”¦planifico mientras tranquilamente desayuno”¦observo la salida del sol”¦y solo es cuestion de auto-progamarse…de la misma forma que te obligas a las demas tareas…esta es la mejor y mas reconfortante”¦eso si”¦una siestecita en medio de la jornada tambien es muy reparadora…

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *